En la obra del artista onubense, la estética y lo conceptual se funden en uno


Cuando era un niño confeccionaba y vestía vírgenes o cristos de plastilina. En la actualidad, Joaquín Pérez García (Huelva, 1991), desnuda a sus modelos y sus ideas a través de la fotografía.  En la obra del artista onubense, la estética y lo conceptual se unen fruto de largas horas de trabajo en las que iluminación, maquillaje, peluquería, vestuario y atrezzo se tratan con el mismo cuidado con el que Joaquín edita sus fotografías.

El artista complementó sus conocimientos escultóricos, que había adquirido de forma autodidacta, en la Escuela de Arte de Sevilla. Además, estudió diferentes grados de talla artística en madera y ebanistería. Por otra parte, concluyó sus estudios superiores fotográficos en la Escuela de Arte León Ortega de Huelva.

A día de hoy, su obra cada vez gana más presencia en España. Y empresas como Manic Panic o la revista Mac Today han querido contar con él. También a nivel internacional comienza a sonar su nombre, puesto que ha trabajado para revistas de moda como Elegant Magazine y Dark Beauty.

“Desde el primer momento supe que sus obras poseían un potencial sin precedentes. Cada foto que subía era un soplo de aire fresco, y sabía que tenía que trabajar con él”, nos cuenta Rocío García, su comisaria de exposición y gestora cultural. Y añade: “En Huelva existen grandes creadores y creativos, y tenemos que hacer de ello una bomba de relojería artística. Dejar sin palabras al visitante y hacerles sentir que no todo está en Madrid, Barcelona o Bilbao”.


Negromundo. A los siete años comenzaste a experimentar con la pintura y la escultura. ¿Te han condicionado estas disciplinas en tu obra actual? 

Joaquín Pérez. Muchísimo, la escultura y la pintura han sido como una obsesión para mí desde bien pequeño, me pasaba las horas y las horas modelando en plastilina vírgenes y cristos para luego “procesionarlos en cajas de zapatos”. Nunca fui religioso ni creyente, desde pequeño supe que era amor hacia el arte más allá de cualquier creencia religiosa. Digamos que el arte fue y es mi religión.

Joaquín Pérez | Autorretrato

N.M. ¿Algún escultor o pintor que tenga presencia en tus fotografías?

J.P. Sí, el barroco me causa el síndrome de Stendhal, cada vez que lo veo en cualquier catedral, obra o procesión me deja perplejo, ha hecho mella en mí y en mi obra desde siempre. Me considero un artista barroco-contemporáneo por ello mismo. Por ejemplo, artistas como Juan De Mesa o El Greco. Por otro lado, el surrealismo también me fascina y eso de lo debo a Salvador Dalí.

“Nunca fui religioso ni creyente, desde pequeño supe que era amor hacia el arte más allá de cualquier creencia religiosa”

N.M. La cámara no hace al fotógrafo. En tu caso es evidente que, más allá de la calidad de imagen que pueda proporcionar el aparato, hay todo un proceso creativo detrás. ¿Cuánto tiempo y esfuerzo inviertes en cada sesión?

J.P. Pues la verdad es que le dedico muchísimo tiempo, soy de los que hace la sesión y deja reposarla unos días para verla con otros ojos. Cada obra puede llevarme perfectamente una semana, dedicándole como un par de horas o tres al día. Es como un cuadro, se le van dando pinceladas hasta que la veo concluida del todo.

Fotografía por Joaquín Pérez

N.M. ¿Cuál fue la primera obra de la que te sentiste satisfecho y cómo la ves en la actualidad?

J.P. Uy, pues hace mucho de eso (risas). Creo que fue un autorretrato que me hice allá por 2010 en el que salgo frente a una pared donde había pintado unas alas con pintura negra. Esa fue la primera fotografía donde estuve satisfecho con el resultado. Hoy día la veo con nostalgia, pero he cambiado muchísimo a nivel de estética y si la tuviera que volver a hacer sería muy diferente el acabado (risas). 

N.M. Has realizado campañas publicitarias para la empresa de cosméticos para el cabello Manic Panic o la revista Mac Today. ¿Consideras que mediante la fotografía de moda es posible transmitir conceptos o sentimientos? ¿O por el contrario crees que es un producto/servicio con pretensiones meramente comerciales?

J.P. Realmente depende del cliente, los hay que te dejan libertad a la hora de crear la campaña, ahí sí que se puede jugar con una fotografía un poco más artística y siempre que el cliente sepa valorar tu trabajo y pague por tu servicio. Por otro lado, los hay que te piden el típico catálogo de supermercado y oye, también es aceptable. Pero en general si te lo permiten, también se puede expresar en la fotografía de moda, hay muchas marcas que lo hacen.

“También se puede expresar en la fotografía de moda, hay muchas marcas que lo hacen”

N.M. En estos tiempos cualquiera puede practicar la fotografía, dado que hasta los teléfonos móviles cuentan con una calidad de imagen más que óptima. Emergen fotógrafos de todas partes y entre tantos autores es complicado hacerse visible, encontrar lugares donde exponer… ¿Cómo fueron tus inicios en este sentido?

J.P. Sí. Es cierto que, en estos tiempos, ha aumentado el número de fotógrafos. Debido también a las redes sociales, la fotografía hoy día está muy de moda y en Instagram, por ejemplo, es crucial. Pero creo que los artistas fotográficos, aunque publiquemos en redes, no nos enfocamos en hacer nuestras fotos basándonos en lo que nos piden éstas. Debe ser al contrario, las redes deben adaptarse a ti, y con ello me refiero a medidas de las obras, etc. Nunca puede influir algo como una red social en el arte. JAMÁS.

Sólo nos tienen que dar facilidades para darnos a conocer y exponer lo que uno quiere. Esto es lo que nos diferencia a los artistas del resto, entre otras cosas. Yo le debo mucho a las redes, ya que fueron los portales que me dieron a conocer y gracias a estos medios he publicado en revistas, he hecho exposiciones e incluso conocí a mi comisaria de exposiciones. Así empecé.

Fotografía por Joaquín Pérez

N.M. En las fotografías que subes a las redes sociales sueles atribuir poemas de varios autores. ¿Es la poesía tu principal fuente de inspiración a la hora de crear?

J.P. No, realmente suele ser al contrario. Es decir, busco una temática y alrededor de eso tiene que girar tanto la fotografía como el poema, para darle a todo un sentido. Siempre va como principal la idea fotográfica. Hay veces que la fotografía es simplemente estética y no tiene ningún trasfondo poético.

“Nunca puede influir algo como una red social en el arte. JAMÁS”

N.M. Para llevar a cabo tus obras probablemente requieras de la colaboración de maquilladores, peluqueros… ¿Te es más complicado o más sencillo trabajar en equipo?

J.P. Sí, muchas veces tiro de peluqueros y maquilladores profesionales, amigos míos que por suerte tengo cerca y que siempre están encantados de colaborar conmigo. Es muy sencillo trabajar con ellos porque ya saben lo que quiero reflejar con decirles muy poco, así es muy fácil y el resultado siempre es increíble gracias a ellos.

N.M. ¿Qué valoras en un modelo más allá de su aspecto físico?

J.P. Más allá de su aspecto físico valoro su actitud. Que sepa transmitir el contexto de la fotografía. Siempre he estado super agradecido a mis modelos porque todos ellos se han sabido adaptar a los conceptos sin problema alguno. Se han sometido a cosas como colocarse pulpos en la cara, bañarse en sangre o sepultarse en flores. Tienen el cielo ganado. 

“Mis modelos se han sometido a colocarse pulpos en la cara, a bañarse en sangre o a sepultarse en flores. Tienen el cielo ganado”

Fotografía por Joaquín Pérez

N.M. Has trabajado con personalidades del espectáculo como La Pelopony o Frank Romero (Locomía). ¿Cómo se relaciona tu trabajo con el mundo de la música?

J.P. Mis inicios fueron con ellos, a los que les debo mucho por el apoyo, en especial a Frank Romero que hoy día no se encuentra con nosotros. Cada vez he estado más involucrado en la música y la verdad es que me encuentro muy feliz trabajando para esta rama del arte. Últimamente he grabado un videoclip para una discográfica y he realizado el diseño completo de un disco, donde aparecen artistas reconocidos a nivel nacional e internacional. Mi trabajo se adapta muy bien a la industria musical ya que los cantantes suelen pedir sesiones diferentes.

N.M. Quisimos hacer partícipes a los seguidores y abrimos una ronda de preguntas en las redes sociales. Ha tenido bastante éxito y hemos seleccionado algunas de sus preguntas. A @19rbn92 en Instagram le gustaría saber cuál es la obra o proyecto que siempre quisiste realizar y por qué aún no lo has podido llevar a cabo.

J.P. Tengo muchos, me encantaría hacer la portada de alguna película, la típica de cartelera de cine. O trabajar para alguna de las divas del pop americano. serían proyectos soñados y son algo ambiciosos (risas), por eso aún no he podido hacerlos, quien sabe si en un futuro…

Fotografía por Joaquín Pérez

N.M. @antoniofbpg en Instagram pregunta que si siempre cuentas con un equipo de maquillaje y peluquería.

J.P.  Siempre no, pero sí cuando puedo echar mano de mis amigos maquilladores y peluqueros lo hago. Yo también me lo guiso y me lo como en cuanto a caracterización, como colocar prótesis o la fabricación de la ropa y atrezzo. En la gran mayoría de mis fotografías hay algo hecho con mis manos.

N.M. A @ray.pl4 en Instagram le surge la duda de si merece la pena estudiar fotografía para lograr un nivel como el tuyo.

J.P. Merece la pena sólo por tener los conocimientos mínimos. La técnica, sobre todo, para poder desarrollar lo demás. En cuanto a la edición o post-producción en general sí que es recomendable que uno busque opciones alternativas, porque creo que el tema edición es más personal. Hay muchísimos estilos de acabados fotográficos, lo que yo le recomiendo a la gente es que, una vez finalicen sus estudios de fotografía, lo complementen con talleres de edición e iluminación. De esta forma uno se va nutriendo de más conocimientos y luego puedes llegar a sentirte totalmente capacitado para crear cualquier cosa.

N.M. Cuéntanos lo que quieras.

J.P. Comentaros que dentro de muy poco estaré en varias galerías de arte exponiendo mis obras, estamos trabajando ya en el proyecto y en muy poco saldrá todo a la luz.

Y como algo personal deciros que la fotografía para mí es un medio de expresión muy importante, me hace decir muchas cosas que pienso, ya sean buenas o malas. La uso como medio de crítica a la corrupción o para embellecer el arte de lo oscuro, intentando siempre arremeter contra lo establecido.


Página oficial del artista: https://juakiperezgarcia.jimdo.com/

Un comentario sobre “Joaquín Pérez: “El barroco me causa el síndrome de Stendhal. Cada vez que lo veo en cualquier catedral, obra o procesión me deja perplejo””

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *