La fotografía de Frank Diamond (Lleida, 1990) se caracteriza por su dramatismo y oscuridad, a menudo protagonizada por mujeres envueltas en una atmósfera cargada de misterio. Sus fotomontajes poseen una estética pictórica que se percibe a través de texturas y vestuarios de otra época, evocando escenas atemporales
El artista siempre busca escenas con luz natural, pues le ayudan a conectar y a adaptarse al entorno. Sus obras cuentan momentos, sensaciones e historias personales, un “diario visual” donde el fotógrafo se deja llevar mostrando su parte más vulnerable.
Actualmente se encuentra trabajando en varios proyectos que verán la luz el próximo 2021, entre los que destacan Mutants y Aqua, que serán publicados en formato libro.  

Frank Diamond
Frank Diamond

Sus trabajos han sido expuestos tanto en el territorio nacional (Sevilla, Tarragona y Lleida) como internacional (Qatif y Mumbai). En 2017 publicó Instinct (Luhu Editorial), un libro de fotografía y poesía onírica sobre criaturas mitológicas.


Pregunta. Los personajes de tus fotografías a menudo ocultan su rostro y parecen ocultar secretos. ¿Se podrían considerar estas figuras tus alter ego?

Respuesta. Totalmente, en la mayoría de los casos es así. Hay muchos significados en una sola fotografía, pero todas ellas forman parte de mí. Le otorgo al personaje la capacidad de representar aquello que me aterra, que me hace ver la vida no tan maravillosa o simplemente una situación, un momento…

P. Es muy interesante el concepto con el que describes tu trabajo: “un diario visual donde te dejas llevar mostrando tu parte más vulnerable”. ¿Cómo logras transmitir tus sentimientos a tus modelos para lograr reflejarlos de la manera más fiel?

R. La verdad, entre todas las etapas que experimenté en mis inicios, una de ellas fue el autorretrato. Está claro que si quieres representar algo personal en una fotografía sólo tienes dos opciones: o haces tú la foto o te la hace otra persona. En ambos casos parece que debes prescindir de algo, pero no es así. Si te fotografían puedes expresar lo que sientes en primera persona, pero no puede ver cómo se está fotografiando -independientemente de que tengas una pantalla abatible, no es lo mismo que controlar la escena-, o, por otro lado, tienes la opción de ver la escena en el momento de tomar la fotografía, ver lo que quieres representar y si se está haciendo bien. Después de más de 9 años en la fotografía aprendes muchas maneras de transmitir lo que quieres a tus modelos. Yo siempre fui fiel a la manera de escogerlos, siempre tuve la oportunidad de trabajar con modelos profesionales, pero lo que busco con mis imágenes no es profesionalidad ante una cámara, yo busco el error, la vergüenza, la pasión, el horror… Con esto no quiero decir que una modelo profesional no pueda expresar este tipo de cosas, sino que que prefiero tomar el camino que yo tomé: fotografiar a personas cercanas a mí, como mi hermana, mis amigas y otras personas que, aun sin conocerlas, despertaban una conexión conmigo, me sentía más conectado con mi hogar y podía formar su manera de trabajar conmigo para que entendieran lo que yo buscaba transmitir en mis fotografías. Lo que más me funciona para que una modelo entienda lo que quiero transmitir es contárselo. No tiene ningún misterio, por eso digo que quizás lo más importante sea escoger bien a la modelo. 

Historias del pasado | Frank Diamond

P. Muchas de tus obras hablan sobre tus miedos más viscerales, como “Roots of oblivion”, donde manifiestas tu miedo a morir sepultado. ¿Cómo te enfrentas a la ejecución, la edición y, sobre todo, a plantarte ante la fotografía terminada que tendrás que ver en numerosas ocasiones a lo largo de tu vida?

R. Creo que lo más importante para ejecutar una buena fotografía es dar forma a esa idea que ronda en tu cabeza. Yo siempre trabajo de ese modo, me gusta apuntar todo lo que se me ocurre, por eso es útil llevar siempre algo donde apuntar, aunque sea en las notas del móvil -yo lo hago mucho-.
Creo un boceto a través de palabras o ideas, le doy forma hasta conseguir lo que realmente tengo en mi cabeza, intento añadirle un título y un breve texto donde cuento lo que quiero representar o qué me transmite esa idea. También hago una lista de todo lo que necesito: vestuario, atrezzo, localización, modelo, etc…
El tema de la edición quizás sea el momento más intenso, porque ya no se trata de algo tan mecánico, me dejo llevar mucho más: reproduzco música de BSO y melodías de piano bastante tristes que me ayudan a conectar con el mensaje de la foto. La verdad es que algunas veces se me ha escapado alguna lágrima en el momento de la edición, normalmente cuando la fotografía empezaba a tomar forma. No me resulta difícil la idea de saber que voy a ver mis fotografías durante toda mi vida, puesto que, si ya me enfrenté a un problema y lo transformé en fotografía, en la mayoría de los casos significa que está superado. Así que el hecho de ver una de mis fotografías lo único que me produce es satisfacción al saber que he sido capaz de extrapolar un problema transformándolo en arte.  

P. En tu galería destacan algunas imágenes por su crudeza y su impacto visual, especialmente las de la serie Mutants, que saldrá a la venta en formato libro en 2021. El proyecto consta de una serie de retratos de personajes ficticios mediante los cuales das voz al dolor de personas rechazadas por su forma de ser, pero, sobre todo, por su apariencia física. ¿Qué aspectos valoraste de las modelos para llevar a cabo este proyecto?  

R. La verdad es que tenía tan claro cómo iba a ser este proyecto que en ningún momento pensé en el tipo de perfil físico que necesitaba. Preferí contar con la ayuda de personas cercanas, modelos que sabía que iban a saber expresar lo que necesitaba. No me importó tanto la parte física ya que tenía claro que lo que necesitaba, lo iba a conseguir editando en Photoshop. El proyecto todavía no está terminado, así que no descarto la idea de aparecer yo como modelo.

Perteneciente a la serie Mutants | Frank Diamond

P. También va a ver la luz el año que viene tu libro del proyecto Aqua, una serie muy diferente pero también con una atmósfera oscura. ¿Cómo ha sido para ti este año que te ha llevado a crear estos dos proyectos tan distintos aparentemente?

R. Ha sido todo un reto. Ambos proyectos llevan en construcción varios años, pero sí es cierto que en este último año les he dado más caña -el confinamiento tuvo que ver bastante-. Ambos proyectos han sido un reto, ya que nunca me imaginé creando una serie en blanco y negro y otra de fotografía acuática. Soy amante de la luz y el color, y ambos proyectos se refugian en la oscuridad más aparente. Una cosa es el sentimiento y otra la estética, quizás mi apariencia se acerca más a la luz por mi forma de ser en el día a día, pero mis sentimientos, miedos e inseguridades bajan hasta lo más profundo y necesitan ser alumbrados en ocasiones. Tanto Aqua como Mutants, son dos proyectos que requieren bajar hasta lo más profundo del ser humano y buscar esa luz que todos tenemos. 

P. Cuéntanos qué se podrá ver tanto en Mutants como en Aqua. ¿Serán libros de fotografías o contendrán texto también?

R. Todavía no tengo clara la fecha de publicación, ya que ambos proyectos todavía siguen en construcción. Y se espera que los dos vean la luz en forma de fotolibro con fotografía y texto. Considero que el texto es necesario en mis libros, ya que es una de mis otras facetas. Desde siempre me encantó escribir, tengo muchas poesías escritas que nunca han sido leídas. “Mutants” es un proyecto cargado de mucho sentimiento, el cual pretende conseguir la empatía y el respeto, un mensaje claro sobre la discriminación con imágenes muy crudas. Aqua no muestra crudeza, como en el caso de Mutants, por el contenido visual, sino la expresión corporal como narrativa visual: luces y sombras proyectadas en un cuerpo como pintura y la oscuridad como lienzo.

El futuro me horroriza, siento que no voy a estar preparado para muchas cosas y eso quizás sea negativo para mí, aunque para mis fotos es un plus

P. En algunas ocasiones has comentado que no concibes subir contenido a tus redes sociales por el mero hecho de mantenerlas activas. Es algo a valorar en estos tiempos en los que Instagram parece un circuito de carreras donde gana el artista que más contenido sube en el menor tiempo.

R. No sé si es algo a valorar, yo entiendo a las personas que se dedican a esto al 100% y es lógico que tengan que buscar la forma de sobrevivir a nuevos cambios. Las redes sociales están en constante movimiento y nunca sabes si lo que publicas hoy, mañana va a tener repercusión o el reconocimiento que tú crees que merece. Lo que hay que tener claro es que nuestro arte no vale más o menos por el número de likes o comentarios, no puedes dejar el valor de tu arte en manos de una red social. A veces se nos olvida por qué empezamos a crear y ahí es donde uno se pierde. Lo más importante es disfrutar de lo que uno hace, indistintamente de si es trabajo o pasión.

P. Dices en algunas entradas que fotografías como “Exile” te ayudan a reencontrarte con tu pasado. ¿Eres más nostálgico o más de vivir el presente y mirar hacia el futuro?

R. Soy muy nostálgico, ¿para qué nos vamos a engañar? (risas). Siempre tiendo a pensar en el pasado y en qué me ha llevado hasta aquí. Es importante, al menos para mis fotografías, nutrirme ocasionalmente del pasado.
El futuro me horroriza, siento que no voy a estar preparado para muchas cosas y eso quizás sea negativo para mí, aunque para mis fotos es un plus. Al menos ayudo a que otras personas se sientan identificadas conmigo, eso me hace saber que no soy el único que piensa así. Sobre el futuro, tengo más miedo a vivirlo que a contarlo y eso sí me parece positivo. Si eres capaz de contar lo que te pasa, siempre tienes más posibilidades de ayudarte a ti mismo y de ser ayudado. Sobre el presente, no me preocupa.

Lifeless | Frank Diamond

P. ¿De niño tenías alguna pesadilla recurrente?

R. Sí, he vivido situaciones extrañas tanto dormido como despierto. Recuerdo, en alguna ocasión, estar jugando en mi habitación y tener la sensación de sentirme observado, sentir que algo estaba debajo de mi cama, paralizarme y quedarme sin voz. Seguro que crearé alguna fotografía referente a esto. Y en sueños siempre solía sentirme atrapado por cosas o personajes ficticios de tamaños desorbitados, seguramente todo esto era a causa de ver películas de terror. Cuando mi madre no era consciente, aprovechaba para ver la tele a las tantas de la noche.

P. Cuéntanos lo que quieras.

R. Actualmente estoy en Patreon creando tutoriales y recursos para Photoshop, podéis acceder a todo mi contenido por una suscripción mensual de 15€.


Sitios oficiales del artista:

Web: https://frankdiamondphoto.webnode.es/
Patreon: https://www.patreon.com/frankdiamond
Instagram: https://www.instagram.com/frankdiamondphoto
Facebook: https://www.facebook.com/frankdiamondphotography
Twitter: https://twitter.com/frankdiamondph
Youtube: https://www.youtube.com/frankdiamondphoto
E – mail: frankdiamondphotography@gmail.com