Arka Devbil: «De las circunstancias más complejas pueden salir tus mejores trabajos»

Cuerpos humanos alados, brujas en consonancia con la naturaleza, deidades bíblicas o mitológicas… El artista bilbaino Arka Devbil, licenciado en Bellas Artes por la Univerisad Pública Vasca (UPV), combina de forma magistral una estética ilusoria con un simbolismo tan crudo como la vida misma: sus fotografías hacen viajar al observador a parajes de fábula sin despegar los pies del suelo de una realidad amarga en muchas ocasiones. El eje del objetivo de su cámara traspasa como un proyectil la materialidad de los cuerpos con el fin de explorar también las almas y las emociones.

Por otra parte, los horizontes artísticos de Devbil no terminan en la fotografía. Estudió un máster en Arte Contemporáneo Tecnológico y Performativo. Por lo que su creatividad se extiende también a otras disciplinas como la performance o el videoarte.

Además, el artista ha sido galardonado recientemente con el primer premio del concurso Argizaiola 2020, organizado por la Federación Vasca de Agrupaciones Fotográficas.


Negro Mundo. Tus fotografías reconcilian al ser humano con la naturaleza, permaneciendo desnudas y unidas ambas partes de nuevo. ¿En este sentido tu trabajo tiene algo de crítica hacia el maltrato indiscriminado de la humanidad a la madre tierra?

Arka Devbil. Lo cierto es que no. No lo enfoco desde la crítica, más bien desde la conciencia de que todos pertenecemos a este mundo. Es importante que nos valgamos de ella y mimetizarla de alguna manera con nuestra propia existencia. Supongo que el desnudo y la naturaleza tienen eso en común, no necesitan de añadidos artificiales, se valen de su propia belleza para brillar.

N.M. Tus seguidores te conocen principalmente por tu obra en el campo de la fotografía, pero anteriormente también te dedicabas plenamente al arte de la performance. ¿Has decidido aparcar esta disciplina para centrarte sólo en la fotografía?

A.D. Supongo que en cierta medida sigue estando muy presente en las fotografías. Las imágenes que hago son escenificadas, por lo que implícitamente tienen algo de performativo. Creo que el arte en general debe alimentarse de todas las disciplinas posibles, eso lo enriquece y lo lleva a otro plano.

Epiphany | Arka Devbil

N.M. Desde la perspectiva de un artista multidisciplinar, ¿consideras que la performance es más susceptible de perecer en el tiempo en la memoria del espectador frente a otras artes que cuentan con un soporte tangible que las conserva de forma indefinida? Supongo que, aunque las artes escénicas se pueden filmar, pierden así parte de su esencia…

A.D. Eso es lo que tienes de mágico las performances, son únicas, efímeras y eso las hace especiales. Nunca nos metemos dos veces en el mismo río. Esto quiere decir que el arte de la performance es irrepetible: puedes realizar la misma performance muchas veces, pero jamás será igual. Todos los elementos que la rodean serán diferentes, desde el público hasta el momento… Tú mismo también habrás cambiado y ella contigo. Como conclusión: el arte no es algo lineal, ni que tenga que conservarse de forma indefinida en nuestra memoria o en el tiempo. Las obras tienen vida propia, una vez que son expuestas o realizadas dejan de ser del artista; son del publico, de sus interpretaciones. Y adquieren con el tiempo nuevos significados que las van reconstruyendo.

N.M. ¿Qué han aportado a tu carrera artística tus estudios en el Máster en Arte Contemporáneo Tecnológico y Performativo?

A.D.  Simplemente más conocimientos. El conocimiento es la herramienta más importante de la que dispone el ser humano. Estamos y debemos estar en constante aprendizaje. Sólo así podremos ser honestos con lo que contamos cuando creamos una obra.

«Lo mágico las performances es que son únicas, efímeras y eso las hace especiales. Nunca nos metemos dos veces en el mismo río»

N.M. Estando tan acostumbrado a crear en entornos naturales, debe haber sido especialmente difícil para ti el confinamiento a causa de la crisis del COVID-19. Aun así, no has permitido que esto sea una cortapisa a tu creatividad y te has embarcado en una serie de fotografías que hablan sobre “cómo la situación mundial afecta a nuestro mundo particular”. ¿Está siendo éste tu proyecto más difícil hasta la fecha?

A.D. La verdad es que estoy deseando poder hacer imágenes en exteriores con luz natural. Crear en tu habitación en cuarentena puede ayudarte, pero también limitarte. Aunque soy de los que creé que en las circunstancias más complejas pueden salir tus mejores trabajos. Debemos aprovechar todas esas sinergias que se crean, para seguir creando con más impulso.
Creo que esto de la pandemia nos debe ayudar a ser mejores y utilizar el pensamiento crítico, enfocarnos en lo que de verdad es importante y tratar de cambiar el mundo. Claro está, lo estábamos haciendo muy mal y todos debemos, ante todo, ser mucho más empáticos. No sólo entre nosotros, sino con todo lo que nos rodea, eso incluye la naturaleza y los animales. Desde el campo artístico es igual, no podemos obviar lo que nos ha sucedido. Debemos tratar de ayudar a través de nuestras obras a concienciar y reeducar la mirada.

Deal with God | Arka Devbil

N.M. Tu serie “A flor de piel” se compone de imágenes muy duras en las que se perciben temas como la pérdida, la muerte, la enfermedad o el dolor. ¿Podrías profundizar un poco sobre esta obra?

A.D.  Es sin duda mi trabajo más personal y duro. «A Flor de Piel» muestra de forma autobiográfica una etapa que cambió drásticamente mi vida. Mi madre falleció tras sufrir cáncer y esto me llevó a una depresión; comencé ésta obra durante la enfermedad de mi madre en la que hablo sobre los sentimientos generados por este acontecimiento vital. En realidad es muy compleja porque hablo sobre muchas cosas, no sólo de la enfermedad, la muerte, la soledad, la impotencia, el amor… Hay un pequeño texto que escribí cuando terminé el fotolibro e hice mi primera exposición individual. En él creo que se refleja un poco mejor la esencia: La enfermedad se extiende inesperadamente y el miedo encuentra su lugar para quedarse, espejos hechos pedazos donde la realidad golpea nuestros sentidos. Cada día se convierte en una lucha por sobrevivir en una tormenta que se extiende al infinito. Buscando respuestas a preguntas que jamás fueron pronunciadas por temor a la verdad. Pero al igual que la carcoma hace mella en lo que un día fue árbol, el destino nos conduce a la desaparición. Sólo nos queda el recuerdo y el amor por aquellos que dejaron su lugar en nuestro corazón.

«Debemos tratar de ayudar a través de nuestras obras a concienciar y reeducar la mirada»

N.M. Por otra parte, en “Death Of Seasons” combinas la naturaleza con la figura humana, pero de una forma menos común. ¿Cómo surgió esta idea de romper con la costumbre?

A.D. “Death of Season” habla sobre el alzhéimer. Cuando me planteé este trabajo no sabía muy bien cómo materializarlo. Lo único que tenía claro es que no sólo podía usar la fotografía. Así que utilicé la escultura, el bioarte y la fotografía para llevarlo a cabo. Es una obra donde se plantaron semillas de hierba que iban creciendo dentro de la escultura y los retratos fotográficos y que la iban transformando a medida que el tiempo pasaba hasta que la obra moría. Fue la forma metafórica que encontré para hablar sobre el alzhéimer, una de las enfermedad más tristes que existen. Es una enfermedad degenerativa que las personas sufren. Por ello la forma más lógica que había de representar eso, fue que la propia obra sufriese esa degradación a través del tiempo. Enfermedad y obra comparten que se inicia desde el interior y con el tiempo se hace visible en el exterior, la hierba germinada encuentra hueco hacía el exterior y acaba marchitándose.

N.M. ¿Nos recomiendas alguna o algún artista poco reconocido, pero con mucho talento?

A.D. Hace muy poco Leila Amat (fotógrafa de la que estoy totalmente enamorado, o al menos de su obra) me descubrió a Antonio Morales y amo lo que hace, utiliza el cuerpo de un modo muy diferente y nos muestra un mundo onírico bastante surrealista, muy recomendable. Y hace unos días descubrí a un fotógrafo de moda de apellido impronunciable que me entusiasma mucho su trabajo: Andrew Tarnawczyk, todas sus imágenes son de una exquisitez impecable.

Witches I | Arka Devbil

N.M. ¿Y alguna canción para engrosar la playlist oficial de Negromundo en Spotify? Nos gustó mucho tu aportación en las stories de Instagram.

A.D. Sin duda, ahora mismo me viene a la cabeza “All Beauty Destroyed” de Aesthetic Perfection o “The Crawl” de Placebo. Son bastante deprimentes como gran parte de mi trabajo (risas).

N.M. Cuéntanos lo que quieras.

A.D.  Primero quiero agradeceros la oportunidad que nos dais a los artistas de llegar a más gente y que nos conozcan un poco más: vuestro trabajo dice mucho de vosotros.
Además, quisiera aprovechar para mandar un mensaje a todos aquellos que están con dudas acerca de si elegir un camino artístico. Nos venden que es una carrera muy complicada y con muy pocas probabilidades de éxito. Pero pienso que el éxito en la vida es poder desarrollarte espiritualmente en aquello que amas. El arte es algo vocacional, si lo que se persigue es el éxito económico o reconocimiento es mejor plantearse trabajar en otra cosa.


Sitio oficial del artista: http://arkadevbil.com/

Acerca de Christian Giner

Periodista, Fotógrafo y técnico superior en Realización Audiovisual

Ver todas las entradas de Christian Giner →

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *